Explicamos el origen de los primeros crossovers en el mundo de los videojuegos y conocemos la historia de cómo Iwata y Sakurai crearon Super Smash Bros.

A casi todo el mundo le gustan los crossovers, sea en el medio que sea, cine, comics o videojuegos. Para el que no conozca el término, un crossover es la mezcla de personajes de dos o más universos, franquicias o sagas, en un mismo juego. En el caso concreto de los videojuegos estos crossovers se han convertido en un recurso bastante habitual.

Hace no mucho Geralt de Rivia aparecía como un personaje más de Monster Hunter World, Piramid Head ha pasado de acojonar en Sillent Hill a hacerlo en Death by Daylight, y Kratos, junto algunos personajes míticos más, dejó de aporrear a los dioses griegos y nórdicos para desahogarse con Scorpion, Sub Zero y compañía en Mortal Kombat.

Uno de los crossovers anunciados más recientemente es el de Rambo en Mortal Kombat XI

Esta combinación de estrellas del videojuego se ha convertido un género dentro de la industria, sobre todo en títulos de lucha y de carreras: Marvel vs Capcom, Street Fighter X Tekken, Sonic & Sega All-Stars Racing, o, como no, el más famoso de todos, Super Smash Bros.

Pero algo que ahora es tan habitual y normalizado hace 30 años no lo era. No es hasta finales de los 80 y principios de los 90 cuando emergen los primeros crossovers. El cine y los cómics llevaban años haciéndolo.

El primer cómic de Los Vengadores es de 1963 y puede que sea uno de los crossovers más importante de la historia de la ficción. Pero combinar personajes, historias y universos en papel no es lo mismo que hacerlo en un videojuego, dónde se tienen que adaptar las mecánicas clásicas de cada personaje dentro del nuevo título dónde quieras incluirlo.

Pero en el año 1988 Konami se atrevió a hacerlo y creó Konami Wai Wai World, juego de la NES, considerado por muchos el primer crossover. En el juego unían fuerzas dos personajes míticos de la compañía en aquella época: Konami Man y la androide Lady Konami. Los dos protagonistas tenían que superar niveles de plataformas y minijuegos para rescatar a personajes de otras sagas de la desarrolladora japonesa, los cuales una vez salvados eran elegibles para jugar.

Portada de Konami Wai Wai World (NES 1988)

Otro ejemplo del mismo año y misma consola es Jump Hero Retsudent. Que no solo cruzó personajes de videojuegos, sino que lo hizo con grandes clásicos del manga japonés. El juego se creó para celebrar el 20 aniversario de la revista semanal Shonen Jump y se trataba de un RPG en el que aparecían los personajes más icónicos de la publicación: Son Goku de Bola de Dragón, Seiya de Pegaso de Caballeros del Zodiaco, Arale de Dr. Slump o Oliver Atom de Campeones.

Esta unión inspiró una saga de juegos que cambiaron de género y se centraron en la lucha para crear el famoso Battle Stadium D.O.N para GameCube y PS2 donde combatían personajes de las series Bola de Dragón Z, One Piece y Naruto. El más reciente de esta serie es Jump Force.

Seguramente la combinación de personajes como Oliver Atom, Arale o Gocku sea de las más random de la historia.

Y no podemos hablar de cruzar personajes sin hacer referencia a Super Mario Kart (NES 1992). Este título de Super Nintendo no se complicó la vida. Juntó a los personajes de las sagas de Super Mario Bros, Donkey Kong y Super Mario World  y los puso a los mandos de unos Karts. Una idea simple pero que acabó convirtiéndose en el tercer juego más vendido de Super Nintendo y fue el primero de una prolífica saga que llega hasta nuestros días y que inspiró a otras compañías a copiar la fórmula (Sonic DriftKonami Krazy Racers).

Todxs hemos querido hacer esto alguna vez

La erupción del crossover nos dejaría otros títulos míticos de la época cómo Alex Kidd in Shinobi World de 1990, Battletoads Double Dragon, Robocob vs terminator o Alien vs Predator. Pero sería en 1998 cuando en Nintendo se empezaría a gestar una idea que revolucionaria, no solo el mundo del crossover de videojuegos, sino la industria en sí misma.  

Un crossover para gobernarlos a todos

Por aquel entonces Satoru Iwata y Masahiro Sakurai eran dos empleados de la compañía nipona que buscaban la forma de crear un juego que plasmara el enorme torrente creativo que ambos habían acumulado durante el desarrollo de títulos como Kirby y otros grandes éxitos.

Los buenos de Iwata y Sakurai, junto con sus compañeros Seki y Kaneda de HAL Laboratory. (Funente: Vandal)

La llegada de Nintendo 64 y el boom de los juegos de lucha en las recreativas les permitió fantasear con introducir nuevos elementos en el combate a partir de una fórmula clara: Cuatro contra cutaro y todos contra todos

Los dos creadores empezaron a gestar el proyecto en sus ratos libres, Sakurai diseñaba e Iwata programaba.  De esta forma nació el que sería el primer prototipo. Dragon: King of The Fighting Game. La diferencia principal con otros juegos de lucha era en la forma de derrotar a los rivales. En vez de colocar una barra de vida que al agotarse provocaba el KO del contrincante, se tenía que expulsar a los rivales de un golpe fuera de la pantalla.

El concepto fue bien recibido, pero le faltaba alma. Los personajes eran monigotes sin rostro vestidos de colores para diferenciarse yel fondo eran unas fotos digitalizadas de la zona de Ryuoh, que el mismo Sakurai había realizado.

Para darle el toque nintendero Sakurai decidió pedir permiso a la compañía para utilizar sus personajes. Declaraciones recogidas en Vandal:

“En los juegos para recreativas, no es necesario centrarse tanto en los protagonistas, ya que los jugadores lo que buscan es diversión en la lucha en sí.  Sin embargo, en un juego de lucha para consola, es muy importante establecer las bases de la atmósfera y el mundo en el que se desenvuelve el juego desde el principio. Por eso se me ocurrió pedir permiso para usar a los personajes de Nintendo”

Masahiro Sakurai

Una idea brillante pero que les supondría empezar prácticamente de cero para poder recrear fielmente el estilo de cada personaje. Pero el trabajo dio sus frutos y llegó Nintendo All-Star! Great Fray Smash Brothers, o como se le conocería en occidente Super Smash Bros, y el resto es historia.

Gameplay del primer Super Smash Bros

Se trata de la saga de lucha más vendida de la historia, con más de 53 millones de unidades vendidas, desde su estreno en Nintendo 64 en el año 1999, superando a sagas tan reconocidas como Tekken, Mortal Kombat o Dragon Ball. Y su última entrega Super Smash Bros Ultimate ya lleva 15’7 millones de juegos vendidos.

Entre todas las entregas se han recreado 89 personajes que conforman una especie de museo del videojuego que lo convierte en uno de los títulos más importantes de la historia prácticamente a todos los niveles. Fue pionero en sus mecánicas y lo fue sobre todo, juntando a todos los cabezas de cartel de la compañía para crear un espíritu nintendero que muchas empresas más adelante intentarían imitar. Había nacido el género crossover.