Repasamos la figura de los oni en el folclore japonés y nos adentramos en el nicho del multilpayer en época feudal.

También vistos como ogros, trolls o espíritus demoníacos, los Oni son monstruosos humanoides con cuernos que siempre acompañan las antiguas historias del país nipón. Siempre representan el enemigo de la humanidad y generalmente se les describe como villanos cabroncetes.

El folclore japonés está lleno de todo tipo de criaturas, los Yokai, que vendrían a ser todos los entes malignos, entre los cuales encontramos los oni. La conexión con la oscuridad se ha traducido en cultura pop, como han sido representados estos demonios en el arte y la literatura.

La palabra “oni” deriva de on , la lectura on’yomi de un carácter (隠) que significa esconder u ocultar, ya que los oni eran originalmente espíritus o dioses invisibles que causaban desastres, enfermedades y otras cosas desagradables.

Lo de Tsushima en realidad fue una absoluta masacre por parte de los mongoles. Buen toque de Sucker Punch.

Como la invasión de los Mongoles en Tsushima en el 1274, por ejemplo. Con 15.000 guerreros mongoles y chinos, junto con unos 8.000 soldados coreanos y con una flota que incluía 300 barcos de gran tamaño, y entre 400 y 500 embarcaciones pequeñas.

Tsushima hasta entonces había sido un importante centro comercial (los orígenes del dinerico japonés). Después de la Invasión Toi, el comercio privado empezó entre Goryeo, Tsushima, Iki y Kyushu, pero se quedó frenado por las invasiones mongolas de Japón entre 1274 y 1281.

El oni VS El oni en el videojuego

Tradicionalmente, los oni se representan como ogros que tienen cuernos afilados, garras y pelo salvaje. Su piel es típicamente roja, azul o verde y llevan palos de hierro. Oni ha sido descrito como más alto que un humano y sobrehumanamente fuerte.

Estos demonios están vinculados con el Setsubun (asentamiento en español) que se celebra en febrero. El evento involucra rituales de purificación, ahuyentando los malos espíritus. Y tirando semillas de soja o frijoles. al suelo.

Se ve que les encanta el Setsubun a los japoneses.

De vez en cuando, cuando un humano es tan perverso que su alma está más allá de cualquier redención, se transforma en un oni durante la vida y permanece en la Tierra para aterrorizar a los vivos. Estos oni transformados son los que cuentan la mayoría de las leyendas y los que representan el mayor peligro para la humanidad.

En el mundo de Mortal Kombat, los ciudadanos de Netherrealm (inframundo) se conocen como oni, aunque se los dibuja más como simios que como trols. Un ejemplo de un oni “bueno” apareció en Dragon Ball Z, (el rey Yemma). Y también recordaremos a Onimusha, que traducido al español es un cazador de demonios. Podéis ver algunos ejemplos en el siguiente carrusel:

Combatir los onis con honor, y en compañía

Son varios los títulos que nos ofrecen encarnar a samuráis, ninjas o ronins en Japón Feudal, pero no son tantos los que nos ofrecen un multiplayer en este escenario histórico. Ahora que ya sabemos un poquito más del folclore japonés, veamos que nos ofrecían estas modalidades:

Nioh 2 – (2020, Team Ninja)

En Nioh 2 viajaremos a la denominada época de los Reinos Combatientes, en el año 1555. Las incesantes guerras han transformado el país en un reino de caos repleto de diabólicos Yokai. El juego se caracteriza por ser bastante jodido, no al nivel de Sekiro pero ojo. El multijugador ofrece varios guiños a este folclore nipón tan espiritual del que os hablábamos.

Por ejemplo, podemos invocar un visitante o lo que sería llevar rápidamente a otro jugador humano a nuestra partida. Algo muy conveniente, especialmente cuando están en apuros y aparece de la nada una ayudita extra.

Para ello tendremos que pasar primero por caja, o en este caso el Santuario más cercano, desde donde estará disponible la opción de Invocar a nuestr@ querid@ visitante.

Por otro lado también podremos ir esparciendo tumbas benevolentes por los niveles que hagamos. Cuando se activan, estas tumbas convocan a los Espíritus Benevolentes, también conocidos como los avatares de otros jugadores, que son amistosos contigo y te ayudan de una forma más pasiva comparado con las invocaciones.

Vendría a ser algo parecido a la red quiral de Death Stranding, pero aquí tienes que pagar para invocar espíritus y también para poner las tumbas donde más ayuda consideremos que puede ofrecer.

Tenchu: Wrath of heaven – (2003, Activision / From Software)

Saga original de Playstation, desarrollada por Activision con Acquire en sus inicios, llegó a su tercera entrega apostando por la japonesa From Software y acertaron. Los que años después se convertirían en los padres de Dark Souls, Bloodborne o Sekiro apostaban por el sigilo en juego que se olvidaba un poco del código samurai para sobrevivir en el Japón del S. XVI.

El nombre Tenchu vendría a traducirse como “Retribución Divina”, puesto que ten significa cielo y chu representa la pena de muerte. Tenchu 3 fue el primero en incorporar el modo multijugador y ofrecía un modo cooperativo:

Y otro modo versus:

Y una bola extra para terminar esta cara B. Pese a que no tenga modo multijugador, no hemos podido obviar estar perla oculta de los inicios de Xbox y que pasó más bien desapercibida.

Otogi: Myth of Demons (2003, From Software)

Tomaremos el control de Raikoh, un guerrero atrapado entre la vida y la muerte que es enviado a exorcizar demonios a cambio de la absolución de sus pecados en vida. La historia está narrada en su mayoría a través de escenas en las que aparece Raikoh con una voz de narrador que nos cuenta todo lo que ocurre.

Un juego muy completo a nivel gráfico y artístico; cuevas, bosques y aldeas que podremos explorar libremente son solo algunos ejemplos. Tenemos otros escenarios llamativos como un templo dorado (muy parecido al Pabellón dorado de Kyoto), un barco que nos lleva a través de un cementerio de barcos hundidos y típicos bosques de bambú nevados, que no hacen más que maravillar nuestra vista.

Y con un sistema al que ya estaremos familiarizados si hemos jugado a Sekiro o la saga Dark Souls: dos botones para realizar ataques ligeros y pesados y un tercer botón para hacer hechizos mágicos. Realizar la combinación adecuada de botones será la clave para alcanzar el éxito en ciertos niveles.

Por desgracia, no lo hicieron retro compatible para Xbox One y no tiene pinta que lo vayan a recuperar. En cualquier caso, todos estos juegos son muy buenos referentes para introducirnos un poquito más en la cultura japonesa, aunque a veces sea con un poquito de filtro occidental.