La versión más modesta de la consola de Microsoft llegará el 10 de noviembre con un precio de 299 dólares

Hacia días que los rumores sobre una versión más barata de la nueva Xbox merodeaban por las redes, rumores que se convirtieron en filtraciones a través de Twitter, y estas filtraciones se han acabado convirtiendo en un anuncio oficial de Microsoft que finalmente ha presentado Xbox Series S.

‘La Xbox más pequeña jamás creada’ es el slogan que han escogido para presentar esta consola de “gama baja” que acompañará de salida a la Xbox Series X y que puede ser una opción atractiva para quién quiera dar el salto a la nueva generación, pero sin irse al modelo más caro. Una apuesta clara de Microsoft para intentar llegar a un mercado más amplio de usuarios.

El primer vistazo a la nueva consola antes del anuncio oficial lo pudimos hacer gracias a una filtración de Brand Sams en Thurrott dónde aparecía por primera vez el aspecto final de la Series S.  Con un tamaño considerablemente más pequeño que el de su hermana mayor, la nueva máquina llegará en color blanco y con un gran sistema de ventilación en forma circular.

Así mismo el aparato no tendrá soporte para discos, por tanto, será exclusivamente digital como el modelo Xbox One All-Digital Edition que salió recientemente en la actual generación. Estas características no llevan al gran atractivo de la consola: el precio. Que tal y como ha confirmado Microsoft será de 299 dólares estadounidenses, unas 249 libras en Reino Unido y, unos 299 euros en España pudiendo variar con el cambio de moneda. Además, la compañía también ha confirmado que permitirá financiarla mediante Xbox All Access por 25 dólares al mes.

Si nos fijamos en las especificaciones técnicas, Microsoft también ha sacado a relucir , y demuestran que esta nueva Series S estará un nivel por debajo de Series X, que se espera que sea una bestia en toda regla.

Xbox Series XXbox Series S
301mmx151mmx151mm60% más pequeña que Xbox Seriesx
CPU: 8 núcleos AMD Zen 2 @ 3.8 GHz (3.6 GHz con SMT) CPU: 8 núcleos AMD Zen 2 @ 3.6 GHz (3.4 GHz con SMT)
12 TFLOPS 4 TFLOPS
Resolución 4K nativaResolución 1440p; capacidad de escalado 4K
CPU: 8x Núcleos @ 3.8 GHz (3.66 GHz w/ SMT) Zen 2 CPU Personalizada CPU: 8x Zen 2 CPU at 3.6GHz (3.4GHz with SMT)
Memoria RAM: 16 GB GDDR6 w/ 320mb bus Memoria RAM: 10GB GDDR6 RAM @ 224GB/s
Hasta 120 FPSHasta 120 FPS
Memoria SSD de 1 TB de tipo NVME Memoria SSD de 512 GB de tipo NVME
Lector óptico: 4K UHD Blu-Ray Drive Solo digital, sin lector de discos
Ray Tracing, VRR, VRS Ray Tracing, VRR, VRS
Fecha de lanzamiento: 10 de noviembre Fecha de lanzamiento: 10 de noviembre
Precio: 499 euros Precio: 299 euros

Esta consola está llamada a ser la más accesible de la nueva generación a falta de que Sony muestre el precio de su PS5 sin lector de discos, aunque se cree que no podrá bajar tanto su coste porque no dejará de ser igual que la versión cara prescindiendo únicamente del lector, cuando Xbox Series S sacrifica potencia para bajar su precio.

De hecho, podríamos decir que con el lanzamiento de esta Xbox Series S Microsoft marca una nueva forma de presentar las versiones ‘slim’ de las consolas. Si nos fijamos en la generación actual ninguna salió al mercado directamente con una versión de gama alta y otra de gama baja, todo lo contrario. La versión reducida siempre se había presentado como como una reformulación mejorada de la propia consola. Misma potencia en menos espacio.

En el caso, por ejemplo, de Xbox One S o PS4 slim, en los dos casos vemos que la versión pequeña ganaba en almacenamiento. Mientras que las consolas de salida llegaban a los 500 gb en el caso de PS4 y hasta 1TB en la Xbox, sus respectivas versiones ‘slim’ ampliaban esta capacidad, hasta 2 TB en Xbox y 1TB en la consola de Sony. Debemos tener en cuenta que las dos versiones en formato reducido de las dos maquinas salieron tres años más tarde que las originales.

Un poco diferente es el caso de Nintendo, que, como casi siempre, cambio esta tendencia con su Switch Lite, que sí que se presentó como una opción más económica centrada exclusivamente al modelo portátil, con tamaño y peso reducidos y con menos funcionalidades que la Switch original. El objetivo: llegar a un público más amplio, seguramente más joven, sacrificando las funciones de consola de sobremesa.

Puede que Microsoft se haya inspirado en el modelo de Nintendo para crear la nueva Xbox Series S, una opción de ‘gama baja’ que veremos si acaba funcionando y marcando tendencia dentro de la nueva generación de consolas que nos espera para finales des este 2020.