La nueva entrega del mítico juego de estrategia nos permite gobernar un mundo medieval con igualdad de género

El pasado 1 de setiembre salió a la luz lo nuevo de Paradox Interactive, Crusader Kings 3, el que para muchos es uno de los grandes juegos de la generación de PC. Se trata de un título de estrategia en el que el usuario tiene la oportunidad de revivir y reescribir la historia medieval. Como gobernante controlas la guerra y la política en un extenso sistema de posibilidades que cambian el desarrollo de cada partida haciendo que cada una sea diferente a la anterior.

La anterior entrega Crusader Kings 2 ya se caracterizaba por este extenso marco de posibilidades que permitía al jugador explorar distintas historias alternativas. Pero esta vez estas decisiones van más allá de la economía, la guerra y la política, el juego nos permite modificar cómo queramos las normas sexuales y religiosas de la época.

De entrada, el juego esta configurado por defecto para representar las condiciones más realistas del momento histórico en el que nos sitúa, es decir, un mundo dominado por los hombres y con una única orientación sexual bien vista por las religiones. Pero mediante el sistema de ajustes esta en nuestras manos decidir si queremos que siga siendo así o no.  

En primer lugar, tenemos una opción que nos permite ajustar las condiciones de igualdad de género que van, des del domino masculino, a una igualdad total, en la que, entre otras cosas, las leyes de herencias benefician por igual mujeres y hombres, o podemos configurar la opción “invertida” en la que cambia todo el guion y se recrea un escenario dónde las mujeres lideran y los hombres pueden ser casados como bienes.

Según Paradox Interactive, las mujeres también están más presentes visualmente en Crusader Kings, ya que han augmentado la variedad de personajes que aparecen en las ilustraciones de las pantallas de carga.

Otra de las opciones que encontramos es: “relaciones entre personas del mismo sexo”. Este interruptor cambia la percepción del mundo sobre la homosexualidad, que, de forma predeterminada, aparece en el juego, pero está mal vista por las principales religiones. Si decidimos modificar esta opción, todas las religiones aceptaran plenamente las relaciones entre personas del mismo sexo, lo que se traduce en que cualquier repercusión negativa que ese hubiera aplicada a un personaje determinado de elimina por completo.

Pero los ajustes de visibilidad y aceptación de las diferentes sexualidades no se quedan ahí. Cambiando otra variable podemos decidir la distribución de estas condiciones sexuales entre los personajes. De inicio en el juego predomina la heterosexualidad, pero si decidimos igualarlo todas las opciones se verán representadas por igual. Esto incluiría homosexualidad, bisexualidad, asexualidad y heterosexualidad.

En Crusader Kings, los niños desarrollan su sexualidad alrededor de los 10 años y una vez establecida ya no cambia.

Con todos estos ajustes los jugadores pueden comenzar la historia en el año 867 en un mundo feudal dónde tanto hombres cómo mujeres pueden tener títulos y heredar tierras. No existe la percepción del pecado asociada a las relaciones entre personas del mismo sexo, y además, incluso antes de dar el primer movimiento se puede hacer que el juego reparta con igualdad las distintas orientaciones sexuales entre los gobernantes. Y si usamos la opción de Fe aleatoria mezclamos la fe inicial de todos los territorios.

Durante el mes de abril Paradox Interactive ya avanzó estos cambios en su sito web oficial dónde también remarcaban que aunque el juego te permita modificar todos los parámetros iniciales, también es interesante intentar cambiar el mundo jugando, una ve ya hemos empezado la partida.  

“Cuando intentas modelar la historia con razonable precisión, como lo hacemos en Crusader Kings 3, tu entorno inicial puede estar muy lejos del reino justo e igualitario que deseas gobernar, pero los jugadores decididos deberían poder cambiar las costumbres de su sociedad con el tiempo, si esa es su fantasía”

Crusader Kings 3 se puso a la venta el pasado 1 de septiembre, y está disponible para Windows PC, Mac y Linux.